Saltar al contenido

Valle del Jerte

Plasencia es la puerta de entrada al Valle del Jerte, una mancomunidad con la que limita además de con las de Monfragüe y su entorno, La Vera, Valle del Alagón y Trasierra-Tierras de Granadilla. Plasencia se rodea de multitud de valles, gargantas y piscinas naturales, montañas de más de 2000 metros y un paraíso natural muy singular y lleno de vida. Su excelso patrimonio cultural te embaucará y transportará a la España medieval de los siglos XII en adelante. Cuenta con dos catedrales -la nueva y la vieja- de estilo románico y 13 iglesias parroquiales con numerosos vestigios históricos.

Aquí puedes ver la situación del Valle del Jerte con respecto a Plasencia y la provincia de Cáceres

donde esta el valle del jerte
Situación de Plasencia y el Valle del Jerte

Plasencia, conocida como la Perla del Valle, es una ciudad amurallada que a lo largo de su historia dio cobijo a numerosas familias de la nobleza, que dejaron una herencia rica en palacios y casas señoriales. Te sorprenderá también su acueducto medieval, construido en el siglo XVI. Si deseas ir al Valle del Jerte, te recomendamos visitar Plasencia y usarla como tu centro de operaciones.

Vistas de la Catedral de Plasencia

Cerezo en flor en el Valle del Jerte

Uno de los acontecimientos por el que Plasencia y el Valle del Jerte son más conocidos es por la época de floración de los cerezos.

valledeljerte
Cerezo en flor

Ruta por las laderas de un valle blanco en primavera
Con la entrada de la primavera, este paraíso natural cacereño se viste por completo de blanco y ejerce como reclamo para la visita de miles de turistas, que persiguen captar la belleza de este fenómeno que regala la naturaleza. Te invitamos a que completes la ruta por las laderas del Valle del Jerte y disfrutes de lo maravilloso que resulta pasear por un bosque que parece sacado de un cuento de hadas.

valle deljerte
Cerezo en flor en el Valle del Jerte

Más de un millón y medio de cerezos rompen a florecer cuando la temperatura se templa y cubren de blanco todo lo que alcanza la vista como si de pequeñas nubes de algodón se tratase, en la antesala de la gran recogida de este fruto que tiene lugar los meses de mayo y junio.

Los municipios de la comarca celebran estos días la popular Fiesta del Cerezo en Flor (de Interés Turístico Nacional) con la organización de toda clase de actividades culturales y gastronómicas. Normalmente, suele producirse entre finales del mes de marzo y comienzos del de abril. Pero Plasencia y el Valle del Jerte ofrecen mucho más que este atractivo primaveral que llega de la mano del florecimiento de los cerezos.

valle del gerte
Vistas del Cerezo en Flor en el Valle del Jerte

Gargantas y piscinas naturales: otros atractivos del Valle del Jerte

El verano también es una buena época para visitar esta zona de la provincia de Cáceres, puesto que el Valle del Jerte está repleto de gargantas y piscinas naturales en las que te resultará una auténtica gozada darte un chapuzón para refrescarte.

Si lo que te gusta es el contacto directo con la naturaleza te recomendamos la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, que se encuentra a mitad de camino entre las localidades de Jerte y Cabezuela del Valle. En la zona vas a poder encontrar la que está considerada una de las piscinas naturales más impresionantes de España, que es conocida como Los Pilones.

que ver en el valle del jerte
Los Pilones

Grandes marmitas excavadas en las rocas por el efecto de la erosión de las aguas conforman los pilones que delimitan más de una docena de estas piscinas que son espectaculares. Merece la pena completar la ruta y bañarse en sus aguas heladas y cristalinas.

Hacer senderismo es sencillo para ir con niños, aunque deberás tener precaución porque las rocas son resbaladizas. No obstante, en la zona superior hay una charca con poca profundidad ideal para que los más pequeños se diviertan sin correr ningún peligro.

En este bellísimo entorno natural vas a poder encontrar muchas otras zonas de baño que suponen también un importante reclamo para los visitantes. Por ejemplo, en la localidad de Tornavacas junto al Chorrillo encontrarás Los Pingueros, dos piscinas naturales acondicionadas para que pases un día de relax con los tuyos. En el Parque del Nogalón, junto a la Plaza del Molino, hallarás otro lugar ideal para darte un buen chapuzón y contar con muchas comodidades como un parque infantil y una parcela ajardinada con chiringuito.

pueblos valle del jerte
Los Pingueros

En Jerte, donde se unen las aguas del río que lleva el mismo nombre y la Garganta de los Papúos tienes el Charco de las Mozas, perfecto para visitar con niños porque tiene poca profundidad. Donde desemboca la Garganta de los Infiernos darás con los Charcos de El Tomate y La Galiciana y, si te vas a las afueras de Cabezuela del Valle, podrás disfrutar de La Pesquerona, otra piscina natural habilitada para el ocio.
A muy pocos metros podrás acceder a El Simón, conocido también como la piscina natural del Puente Azul, que cruza hacia la otra orilla del río. También en el término municipal de esta localidad tienes la zona de baño de La Picaza y, más adelante, la de El Vao.

Si te da por visitar Navaconcejo te puedes dar un baño en El Pilar, que se encuentra un poco más abajo de donde se unen las aguas de la Garganta de las Nogaledas con el río Jerte, donde se enmarca una ruta de senderismo en subida espectacular. Arriba darás con El Charco la Mora y La Tahona.
Otra opción es refrescarte en El Cristo, que encontrarás si entras a esta localidad viniendo desde Plasencia, o en el Charco las Lanchas o el Charco el Cajón, detrás del polideportivo municipal de la localidad, zona a la que los lugareños han bautizado como Benidorm.

En el Valle del Jerte hay muchas de estas pequeñas charcas en las zonas cercanas al río. Toma nota y apunta también el Charco del Puente del Rebollar, la piscina de La Alameda del Pino, cerca de El Torno, la Garganta Bonal en Valdastillas, o la Garganta del Rabanillo, que se sitúa cerca de Cabrero en dirección a Barrado.

que visitar en el valle del jerte
Garganta Bonal

Dos visitas imprescindibles en el Valle del Jerte

El turismo rural es uno de los motores que mueve la economía de Plasencia y el Valle del Jerte. Este paraíso natural ofrece múltiples opciones a sus visitantes. Si eres un apasionado del senderismo encontrarás numerosas rutas para perderte mientras disfrutas de la flora y la fauna tan características de la zona. La oferta de ocio también incluye numerosas actividades al aire libre y un montón de rincones que no te puedes perder.

que ver en el valle del jerte y alrededores
Cerezas

Por ejemplo, el Mirador de la Memoria, que se encuentra en la pequeña localidad serrana de El Torno. Desde sus aproximadamente 800 metros de altura podrás divisar unas vistas espectaculares del valle, sobre todo cuando cae el atardecer.

el jerte caceres
Mirador de la Memoria

Este balcón prendido en los montes de Traslasierra te permitirá contemplar un conjunto escultórico de gran valor cultural e insólito bagaje que fue realizado por Francisco Cedenilla y rinde homenaje a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura del general Francisco Franco.

En Cabezuela del Valle tienes que ir al Museo de la Cereza, fruto que supone una de las fuentes que mueve la economía de esta mancomunidad cacereña. Si quieres conocer el modo de vida y las costumbres e identidad de los habitantes de este valle, sin duda es una visita imprescindible.

Encontrarás paneles interpretativos gracias a los que aprenderás los diferentes sistemas de cultivo, comercialización, almacenaje, transformación y distribución de este fruto, así como las herramientas y aperos de cultivo y recolección que se emplean para tal actividad.

Los 11 pueblos serranos de esta mancomunidad

valle del jerte mapa
Mapa del Valle del Jerte

El Valle del Jerte está declarado bien de interés cultural desde 1973. Alrededor de 11 000 habitantes se registran en esta mancomunidad que está formada por 11 municipios: Barrado, Cabezuela del Valle, Cabrero, Casas del Castañar, El Torno, Jerte, Navaconcejo, Piornal, Rebollar, Tornavacas y Valdastillas; a ellos, hay que sumar otras poblaciones que fueron desapareciendo con el transcurso de la historia: Asperilla, Oxalvo, Peñahorcada, Vadillo y Tabares.

Uno de los mayores encantos que define a todas ellas es su origen medieval y la arquitectura popular tan característica, con casas solariegas de piedra, madera y adobe y sus balcones floridos, así como fuentes de agua fresca por todas sus callejuelas.

De todas es Cabezuela del Valle la más grande y poblada. Destaca su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico al igual que sucede con el de Plasencia. Perderte por sus laberínticos callejones empinados y umbríos es un placer que tendrás a tu alcance.

Escudos nobiliarios y leyendas labradas en piedra decoran las fachadas de sus casas con soportales y preciosas solanas de madera que evocan el diseño medieval de la judería de la villa. Si quieres hacerte una idea de la arquitectura de la zona basta con que des un paseo por su calle principal, que recibe los nombres del Puente, la Plaza y el Hondón según sus diferentes tramos.

A Jerte tampoco puedes dejar de ir para dar un paseo por el Barrio de los Bueyes, donde te sorprenderán las casas con entramados de madera que se salvaron de la quema tras el paso por la zona de las tropas de Napoleón durante la Guerra de la Independencia en 1809.

el valle del jerte caceres
Barrio de los Bueyes en Jerte

Precisamente, en el centro puedes sentarte un rato a descansar en la Plaza de la Independencia donde se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Llama la atención su torre campanario independiente que en su tiempo se utilizó como fortaleza defensiva.

De visita obligada es Piornal, el pueblo más alto del Valle del Jerte, que se encuentra a 1175 metros. La arquitectura de este pequeño municipio de unos 1500 habitantes es la más representativa de la comarca serrana, que conserva la identidad medieval que la caracteriza.

La gastronomía del Valle del Jerte, un placer para el paladar

En Plasencia y el Valle del Jerte también puedes sentarte en la mesa a disfrutar de su gastronomía, enriquecida por recetas típicas como las migas con pimentón, sopas con diferentes aliños, garbanzos, alubias y caritas cocidas, tasajos de carne de cerdo y cabra secados al sol con ricos adobos, quesos muy generosos al paladar o la trucha garganteña.
La caldereta de cabra y otros sustanciosos platos con abundancia de especias son también muy típicos en la zona, donde también es tradición comer el cabrito y se cocinan muy buenos pescados.

jerte valle
Caldereta de cabra

Es una cocina de corte tradicional que se basa en la calidad de las materias primas empleadas, en la que el gusto por los licores caseros, el vino y los aceites de oliva es de raigambre romana. Son muy típicos los dulces de sartén como los arropes y la repostería de ciclos festivos como la sopa dulce. También los buñuelos, las floretas amieladas, los huesillos, las roscas, las cañas, los sapillos dulces, las bollas o los hornazos.

valle del jertes
Floretas con miel

Fiestas tradicionales en el Valle del Jerte

El calendario de fiestas tradicionales en el Valle del Jerte contempla las que se hacen en honor a San Sebastián, que son en pleno mes de enero y se celebran en localidades como Piornal, Barrado, El Torno y Navaconcejo, conocidas como las Jarramblas y el Taraballo.

fiesta cerezo en flor 2016
Jarramplas

En febrero puedes ir a Jerte a disfrutar de las fiestas de La Candelaria y Alborás, y en marzo son las patronales de Cabezuela del Valle, en honor a Nuestra Señora de Peñas Albas. También en esta localidad, ya en el mes de abril, se celebra la Quema del Judas la noche del Sábado de Gloria.

La Noche de las Hogueras y la romería de la Bendita Cruz de Mayo son muy populares y se celebran en Tornavacas, donde acuden numerosos asistentes. En pleno verano llegan las fiestas patronales de Jerte, Cabrero, Barrado o El Torno. Prácticamente, cualquier semana puedes encontrar una celebración con la que animar tu estancia en la comarca. La Feria del Ganado de Tornavacas también levanta una gran expectación, así como la de Cabezuela del Valle, que ambas tienen lugar el mes de septiembre.

Lo cierto es que Plasencia y el Valle del Jerte tienen mucho que ver y disfrutar. Una zona de Extremadura donde el turismo rural es uno de los motores de su economía y en la que lo pasarás a lo grande en cualquier época del año cuando te decidas a ir.

Nuestra opinión
Fecha de la valoración
Lugar a valorar
Valle del Jerte
Valoración del autor
51star1star1star1star1star